7 min de lectura

Muchas son las preguntas que nos vienen a la cabeza sobre la Acrópolis de Atenas. Descubre el significado de “Acrópolis” y por qué fue y es tan importante

Acrópolis de Atenas: significado e historia

La Acrópolis era el recinto sagrado que se alzaba sobre la ciudad de los hombres en la Atenas clásica. En una frase podríamos decir que representaba la síntesis entre el poder sagrado y el político. La Acrópolis de Atenas fue levantada en el siglo V a.C. sobre las ruinas que dejaron las guerras contra los persas. Pericles y Fidias fueron sus principales baluartes. Dos talentos siniguales al serivicio de la democracia helena.

Acrópolis de Atenas al atardecer

Significado de la palabra “Acrópolis”

* Acrópolis es una palabra griega que significa “ciudad alta”. Hoy en día dicho término suele referirse exclusivamente a la parte más alta de las antiguas polis (ciudades) de Grecia. Sin embargo, también se emplea para designar ciudades de otras civilizaciones. Pero, sin duda alguna, la “Acrópolis” más famosa de la historia es la de Atenas, construida en honor a la diosa Atenea.

Historia de la Acrópolis de Atenas

Las primeras construcciones que se conocen en la Acrópolis datan del siglo XIII a.C. y corren a cargo  de los micénicos. Este pueblo de guerreros levantó un recinto amurallado dentro del cual había una ciudadela. Sin embargo, a partir del siglo XII a.C., los habitantes comenzaron a construir la ciudad a los pies de la colina, por lo que fue perdiendo el carácter defensivo que tenía para convertirse en un santuario sagrado.

El acontecimiento mitológico que marca un antes y un después en la creación de la Acrópolis de Atenas es el enfrentamiento entre Atenea y Poseidón por el dominion de la región del Ática. Atenea fue la vencedora, convirtiéndose, así, en la imagen fundamental de la Acrópolis. Es por ello que anualmente, a finales del mes de julio, se celebraban las Pequeñas Panatenaicas, las más importantes organizadas en honor a la diosa Atenea con motivo de su nacimiento.

Celebración de las Panateneas

* Cada cuatro años tenían lugar las Grandes Panateneas. Era en una fiesta de caracter realigioso en honor a Atenea (la diosa protectora de la ciudad). Durante los días de fiesta, había competiciones atléticas, de hípica y carreras de cuádrigas. Además, el último día se llevaba a cabo una procesión que partía desde Keramikós, pasaba por el Ágora y terminaba en el templo del Partenón, en lo alto de la colina sagrada. Allí, se ofrecía a Atenea un peplo confeccionado por las arréforas (jóvenes vírgenes de nacimiento distinguido) y varios sacrificios.

La Acrópolis de Atenas en la época de Pericles

Durante el período arcaico griego (siglo VII-VI a.C.) existió un templo en honor a Atenea que fue destruido y vuelto a construir. Sin embargo, tras la lucha con los persas, los edificios fueron arrasados. Habría que esperar hasta el 480 a.C. para que se plantease la reconstrucción de la Acrópolis. El procursor de la misma fue Pericles (gobernante de Atenas entre el 461 y el 429 a.C.), quien estuvo acompañado por grandes pensadores y amigos para llevar a cabo este ambicioso proyecto. Entre ellos cabe destacar a Fidias, uno de los escultores más importantes de la antigüedad que fue nombrado director de la obra.

Cuando Fidias comenzó la construcción de la Acrópolis, se inició con ella la Edad de Oro de la capital griega. Atenas atravesaba un período de democracia en el que la dicha económica y artística preponderaban. Fue entonces cuando se desviaron fondos públicos para su edificación, en un acto de corrupción política que toda la humanidad ha de agradecer.

Partenón

Edificios que formaban la Acrópolis de Atenas:

Mapa recreación de la Acrópolis de Atenas
Plano de la Acrópoilis de Atenas tras su construcción, en el siglo V a.C.

(1) Antiguamente existía una calle procesional llamada Vía Sacra o Panatenea (por donde transcurría la procesión citada anteriormente), que iba ascendiendo desde la parte posterior y que daba acceso a unas escaleras que desembocaban en los propileos.

(2) Con anterioridad a los Propileos, había un pequeño edificio dedicado a la Diosa Atenea llamado Templo de Atenea Niké (Atenea victoriosa) y conocido popularmente como Niké Aptera (Victoria sin alas). Este templo tenía un significado especial ya que se construyó con el fin de proteger esta zona de la Acrópolis, que era más fácil de atacar. Dadas sus reducidas dimensiones, tan solo contaba con una única estancia llamada cella, donde se exponía la imagen de la diosa.

Este templo fue inaugurado en el 421 a.C. El mismo año en el que se alcanzó la paz de la Guerra del Peloponeso y en el que, también, comenzó la construcción del Erechtheion.

En el siglo XVII el templo de Atenea Niké fue destruido y sus piedras fueron utilizadas para hacer una obra de fortificación. En el siglo pasado dicha fortificación dejó de utilizarse y gracias a los numerosos estudios realizados por parte de historiadores, el templo se volvió a edificar de nuevo. Sus frisos tratan los temas de la Asamblea de los Dioses, presidida por Atenea, y la guerra entre griegos y persas.

Templo de Atenea Niké

(3) Los Propileos era la entrada monumental al recinto sagrado. Fue el segundo edificio en construirse tras el Partenón, dada la necesidad de dotar a la Acrópolis con un acceso monumental. El hecho de que el material elegido para su construcción fuera el mármol y no la madera (como solía suceder hasta entonces), habla de la enorme monumentalidad que Pericles y su arquitecto, Mnesiklés, quisieron transmitir con esta construcción.

Además, tuvieron que hacer frente al problema que supuso su complicada topografía, el cual resolvió magistralmente mediante la proyección de dos terrazas superpuestas, decoradas con columnas de orden jónico y divididas por un corredor central sobre el que se organizaban las salas en sentido perpendicular a la vía de acceso. Dichas salas estaban cubiertas por un suntoso techo de mármol, decorado con estrellas sobre fondo azul.

Propileos

(4) Al traspasar los Propíleos, el visitante retomaba la Vía Panatenea y se topaba defrente con una estatua  monumental dedicada a la diosa Atenea Promacos, realizada por Fidias en bronce. Si nos fiamos del tamaño del pedastal donde se situaba la escultura, que aún se conserva entre el Erecteion y el Partenón, ésta media nada menos que unos 15 metros de altura y se exhibía al aire libre.

Esta estatua dedicada a Promacos (que combate en primera línea de batalla), fue realizada para conmemorar la victoria de los atenienses sobre el ejército persa. El viajero Pausanias asegura que fue tallada gracias al diezmo del botín de los medos en la batalla de Maratón.

Reconstrucción de la entrada monumental a la Acrópolis
Entrada a la Acrópolis, con los Propileos, el templo de Atenea Niké y la estatua de Atenea sobresaliendo por encima, al lado del Partenón

(5) Dejando atrás los Propileos y a mano izquierda la estatua de Atenea Promacos, llegamos hasta el Santuario de Artemisa Brauronia. Artemisa era la diosa protectora de las mujeres embarazadas y de los partos. Era un edificio de planta trapezoidal (con forma de π griega), que albergaba en su interior una imagen de la diosa hecha por Praxíteles.

(6) Justo por detrás del templo de Artemisa, había otro templo de planta rectangular llamado Calcoteca. Era el lugar donde se custodiaban los objetos y exvotos de bronce ofrecidos en la Acrópolis y pertenecientes a Atenea.

(7) Al lado de la Calcoteca estaba el Partenón. El gran templo de la Acrópolis de Atenas, emblema de la Grecia clásica. Fue construido en tan sólo 10 años y representa el paradigma del templo griego. En su interior albergaba una imagen de 12 metros de altura de Atenea Partenos, la patrona de la ciudad. Con el fin de conseguir una perfecta visión del edificio, Fidias llevó a cabo todo tipo de correcciones arquitectónicas (para saber más sobre la historia del Partenón y sus secretos constructivos, pincha aquí).

Partenón

Dertalle del Partenón

Partenón

(10) Detrás del Partenón, en el punto más alto de la colina, había otro edificio de menor importancia: el Santuario de Zeus Polieo. Todos los años tenía lugar la ceremonia de las Bufonias o sacrificio de los bueyes, uno de los ritos principales de las fiestas Dipolias en honor a Zeus Polieo. Es por ello que se cree que en la parte oriental del recinto había un establo, donde se guardaban los bueyes que se iban a sacrificar, y en el centro de la cella un agujero por el que escurría la sangre de los sacrificios.

(11) En el extremo más oriental de la colina hay un mirador desde el cual se obtienen unas vistas increíbles de la actual ciudad, en especial de la Colina de Licavitós y del Partenón. Todo ello bajo la atenta mirada de la bandera griega, ondeando al viento.

Mirador de la Acrópolis

 Licavitós desde la Acrópolis

(8 y 9) Entre el Erecteion y el Partenón se construyó un pequeño edificio junto a una plaza contigua. Desde el punto de vista espiritual, estos dos emplazamientos tenían mucha importancia ya que se trataban del Altar de Atenea y la explanada donde se realizaban los rituales en honor a la diosa.

(12 y 13) El último edificio en construirse en la Acrópolis de Atenas fue el Erecteion, la obra maestra del estilo jónico y el templo más sagrado de todo el conjunto. Fue allí donde se plantó el mítico olivo ofrecido por Atenea a la ciudad de Atenas tras su victoria sobre Poseidón por el patrocinio de la ciudad. Además, actualmente pueden contemplarse en uno de sus pórticos las archiconocidas cariátides. Columnas con forma de mujer, copias de las originales que se encuentran en su mayoría en el vecino Museo de la Acrópolis.

Erecteion

(14) Para concluir el recorrido por lo alto de la Acrópolis de Pericles cabe mencionar el Arreforión. Este era el edificio en el que vivían las arréforas, dos o cuatro jóvenes atenienses de familias nobles, que se encargaban de elaborar el peplo que se utilizaba en las Panateneas, como ya dije anteriormente.

En torno a la Acrópolis había otros tres monumentos que también pueden visitarse hoy en día, situados todos ellos en su ladera norte:

→ El Odeón de Herodes Ático, un teatro que fue donado a la ciudad por el noble romano Herodes Ático tras la muerte de su esposa. Recientemente, en el año 1955, sufrió una exhaustiva restauración con el fin de que recuperase el esplendor con el que brillaba en la antigüedad y volviera a abrir sus puertas al publico, como sucede cada verano.

Odeón de Herodes Ático

→ El Pórtico de Eumenes, un edifico cubierto de planta rectangular, dotado con una gradería y destinado a realizar asambleas en su interior.

Carte sobre el Pórtico de Eumenes

→ Y, por último, el Teatro de Dionisio, el más antiguo del mundo. En su escenario se representaron las obras de los más importantes comediógrafos griegos. A destacar la primera fila de asientos de mármol, entre los que se encuentran el trono del sumo sacerdote.

Teatro de Dionisio

Y hasta aquí el recorrido por la Acrópolis, tal y como lucía en origen… hasta nuestros días. Si quieres más información,  también puedes visitar la página web oficial del Ministerio de cultura griego sobre la Acrópolis de Atenas.

Además, en este mismo texto encontrarás enlaces a los artículos que he escrito sobre cada uno de los monumentos que componen la Acrópolis. En ellos te explico su historia y datos prácticos para que organices la ruta por este recinto arqueológico. O, si lo prefieres, visita mi Guía de la Acrópolis de Atenas, en la que encontrarás toda la información de un solo vistazo.

Feliz lectura y mejor visita! 🙂


Hola! Soy Patricia, fácilmente me podrás encontrar de ruta por Noruega, haciendo fotos en Seúl o comiendo paella en Ibiza. He viajado a casi 50 países y tachado de la lista algunas aventuras épicas que siempre quise vivir.

- - - - - SIGUE LEYENDO - - -

About the author

Con más de 6 años de experiencia blogueando, Patricia GM es la autora de Escribe cuando llegues. Un blog en el que habla sobre los más de 40 países que ha visitado, las 4 países en los que ha vivido y su manera de recorrerlos: en coche, en tren, en furgoneta, durante días, semanas o meses alrededor del mundo. Sigue leyendo →

Leave a Reply