3 min de lectura

Areópago es un mirador natural desde el que se contemplan unas vistas magníficas de la Acrópolis y la ciudad moderna, pero antiguamente fue el tribunal…

Areópago: el tribunal donde se juzgaba a los asesinos

A escasos metros al oeste de la Acrópolis se sitúa una pequeña colina llamada Areópago o “Colina de Ares” muy concurrida por los atenienses durante el período estival para disfrutar del atardecer. Históricamente este lugar tiene una importancia fundamental ya que aquí era donde se reunía la sede del Consejo que regía la justicia de la ciudad, desde el 480 a.C. hasta el 425 a.C..

Areópago

El consejo del Areópago

En sus orígenes, el Consejo de Atenas dependía exclusivamente del rey, y se componía únicamente por la presencia de Eupátridas, término que designa a la aristocracia o antigua nobleza de la región griega del Ática. La influencia de los mismos fue incrementándose mientras que el poder que poseía el rey iba disminuyendo.

En el siglo VII a.C. el Consejo llegó a gobernar totalmente Atenas. Los magistrados que llegaban a dicho cargo eran inamovibles de por vida. El Consejo de Areópago tenía como función dictar las leyes que regían en la ciudad, así también como juzgar a quienes habían cometido cualquier tipo de crimen importante.

En el año 462 a.C., Efíaltes redujo el poder y la importancia política que el Consejo poseía al retirarles la constitución. Sin embargo, conservaron su función como tribunal para juzgar actos criminales.

Pintura de Leo von Klenze (1846)

Areópago: lugar bíblico

Históricamente esta colina no solo es importante por haber sido la sede del Consejo ateniense. Según narra la Biblia, fue aquí donde el apóstol Pablo dio un célebre discurso cuando visitó Atenas en el año 54 a.C.. Su objetivo era predicar la palabra de Dios y fidelizar al pueblo ateniense.

Con el fin de conmemorar dicho momento, en los aledaños de la colina, justo antes de encarar las escaleras de subida, se puede ver una placa de bronce que reproduce el famoso sermón sobre la identidad del “Dios Desconocido”.

Origen del nombre: “Areópago”

Aparte de Areópago, este lugar recibe otros nombre como Areios Pagos o Colina de Ares. En griego “Pagos” significa “gran trozo de roca” y Areios podría proceder de Ares o de las Erinias, ya que a los pies de esta colina se erigió un templo dedicado a éstas, donde los asesinos solían buscar refugio para no enfrentarse a las consecuencias de sus acciones.

* En la mitología griega, las Erinias (en griego antiguo Έρινύες Erinúes, de etimología desconocida) son personificaciones femeninas de la venganza que perseguían a los culpables de ciertos crímenes.

Fuente Wikipedia.

Según la leyenda, fue allí donde supuestamente tuvo lugar el juicio contra el dios Ares, también conocido por los romanos como el dios de la guerra, Marte, por el asesinato del hijo de Poseidón, Alirrothios, que había violado a una de sus hijas.

Mirador natural

Más allá de la historia que cuentan las piedras de mármol del Areópago, su visita es altamente recomendable si eres un amante de los miradores naturales. Desde lo alto de este enclave rocoso, de unos 100 metros de altura, se puede contemplar el caótico entramado de calles que componen la ciudad tal y como la vemos hoy en día.

La panorámica que se obtiene de la vecina Acrópolis y del Ágora antigua es una de las mejores, al igual que también tiene bonitas vistas de las colinas de Filopappos, Pnyx o las Musas, situadas a escasa distancia y a las que se puede llegar desde aquí a través de un bonito y corto paseo, de apenas cinco minutos.

Areópago

Areópago

Areópago


Hola! Soy Patricia, fácilmente me podrás encontrar de ruta por Noruega, haciendo fotos en Seúl o comiendo paella en Ibiza. He viajado a casi 50 países y tachado de la lista algunas aventuras épicas que siempre quise vivir.

- - - - - SIGUE LEYENDO - - -

About the author

Con más de 6 años de experiencia blogueando, Patricia GM es la autora de Escribe cuando llegues. Un blog en el que habla sobre los más de 40 países que ha visitado, las 4 países en los que ha vivido y su manera de recorrerlos: en coche, en tren, en furgoneta, durante días, semanas o meses alrededor del mundo. Sigue leyendo →

Leave a Reply