6 min de lectura

Kazán, Ekaterimburgo y Tomsk son las tres ciudades que dan la bienvenida a la Rusia Asiática entre parada y parada del Transiberiano. Ya estamos en Siberia.

Atravesando Rusia en tren: Kazán, Ekaterimburgo y Tomsk

Kazan

Transiberiano invernal: Kazán, Ekaterimburgo y Tomsk

Estábamos prevenidos. Habíamos leído muchos blogs en los que hablaban acerca de cómo era la vida en un tren ruso y explicaban con todo lujo de detalles en qué consistía hacer el Transiberiano. Sin embargo, hasta que no te subes al vagón, buscas litera en tercera clase y te haces unos noodles en el samovar, la experiencia soñada no la imaginas con olor a té recién hecho, ni escuchando los ronquidos del vecino de la litera de abajo.

Para nosotros había llegado ese momento tan ansiado y esperado durante meses: subirnos al segundo tren del viaje que enlaza las ciudades de Moscú y Kazán y, ahora sí, proclamar a los cuatro vientos el inicio oficial de nuestro Transiberiano invernal. Aunque ya habíamos cogido otro tren para llegar a Moscú, el viaje del Transiberiano para todo hijo de vecino comienza en Moscú dirección Urales (pasando por las ciudades de Kazán, Ekaterimburgo y Tomsk). Iniciarlo desde San Petersburgo es una extensión al igual que lo es terminarlo en Japón.

Primera parada: Kazán

Como decía, la primera parada en el itinerario justo después de Moscú tenía nombre propio: Kazán. La capital de Tatarstán nos recibió de la mejor manera posible, con un Mc Donalds al lado de la estación, perfecto para conectarse brevemente a internet y desayunar algo para saciar el apetito.

Kazan2

Anécdotas aparte, lo primero que uno intuye cuando llega a Kazán es que en ella confluyen la cultura de oriente y occidente. Sin ir más lejos, cabe mencionar que uno de los edificios más famosos de la ciudad es una mezquita y no una iglesia ortodoxa, como ocurre en el resto de Rusia, ya que el 50% de la población local es de origen musulmán.

La ciudad atravesada por los ríos Volga y Kazanka, tiene un Kremlin con mucho encanto nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. A pesar de que no es comparable al que hay en Moscú sí es cierto que hay que verlo y pasear por sus calles adoquinadas cargadas de historia. En su interior se encuentra la Mezquita Qolsharif, de reciente construcción (2005) y que ostenta el título de ser la más grande de Europa. Debido a la grandiosidad y sencillez de sus formas, este edificio le resta interés a la Catedral de la Anunciación, situada a escasos metros de distancia que pasa totalmente desapercibida.

Kazan3

Sin embargo, puedo afirmar sin miedo a equivocarme que el edificio más entrañable y cargado de historia de todo el recinto es la inclinada Torre Siuyumbiké. La leyenda cuenta que la torre fue construida por los arquitectos de Iván IV de Rusia en sólo una semana con el fin de que la reina Siuyumbiké, de gran belleza, se casase con él. Pero ella prefería morir antes que unirse en matrimonio por lo que se precipitó al vacío desde el piso más alto de la torre, de quien recibe su nombre.

Ekaterimburgo, una pedacito de historia

Al día siguiente llegamos a Ekaterimburgo y allí se produjo otro momento clave en nuestro camino hacia Vladivostok cuando cruzamos los Urales en tren. Abandonábamos Europa para dar la bienvenida a Asia. Con una tremenda sonrisa y cierta emoción, bajamos del tren nocturno para visitar una de las ciudades con más historia de todo el país ya que en ella se produjo uno de los acontecimientos  más trágicos y trascendentales que marcaron el devenir de Rusia.

Ekaterimburgo

Cuando un ruso piensa en Ekaterimburgo lo primero que le viene a la cabeza es la época zarista o, mejor dicho, el final de la misma a causa del asesinato de Nicolás II y su familia por los bolcheviques. Todo sucedió la noche del 16 de julio de 1918 en el sótano de la casa  Ipatiev, en la que llevaban meses arrestados. Allí mismo, el que pasaría a la historia como el último zar de Rusia, Nicolás II fue asesinado junto con su esposa, hijos y miembros del servicio.

Ekaterimburgo2

Sin duda que la historia provoca curiosidad y más aún cuando se visita la Catedral de la Sangre Derramada, construida en el presente siglo justo en el mismo emplazamiento en el que se encontraba el sótano en el que la familia fue asesinada. En el año 2003 tuvo lugar la inauguración de este lugar sagrado, el cual fue edificado a raíz de la canonización del zar y su familia.

Tanto en el interior como en el exterior de la catedral se pueden ver diversas fotos y documentos históricos que aluden a este momento clave de la historia del país ruso. Para nosotros sin duda fue una visita interesante, al igual que la que realizamos al Museo de Historia que han inaugurado recientemente justo al lado y en el que se puede profundizar más aún en el suceso.

Tomsk: una ciudad de cuento en mitad de Siberia

Con el corazón aún encogido por la visita a la Catedral de la Sangre Derramada llegamos a Siberia. La enorme central nuclear de Tomsk-7 y preciosas casas de madera por doquier era lo poco que sabíamos que tenía que ver con nuestro siguiente destino ruso de camino al lago Baikal. Alexandr nos recibió en la estación de trenes de Tomsk una fría y nubosa mañana de noviembre para darnos una cálida bienvenida y enseñarnos esta joya desconocida situada en mitad de la inmensa Rusia.

La ciudad en sí es encantadora. Repleta de rincones idílicos en los que los amantes de la fotografía seguro que pueden recrearse y hacer alguna de sus mejores fotos. A pesar de que nuestro anfitrión nos comentara de que la mejor época para visitar la ciudad fuera durante el período estival, a nosotros nos pareció que el manto blanco que cubría cada centímetro cuadrado de la urbe le confería un aspecto mucho más auténtico y bucólico, como salida de un cuento.

Tomsk
Tomsk2

Sin rumbo fijo, caminamos por sus calles repletas de casas de madera decoradas con ornamentales ventanas de colores, al tiempo que hacíamos alguna que otra pausa para resguardarnos del intenso frio que en esos momentos congelada nuestros pies y manos, y es que estar a -30 grados de temperatura no es moco de pavo y más aún cuando una está acostumbrada al clima de España.

A continuación os dejo algunas fotos para que podáis haceros una idea del lugar y de la belleza que guarda cada uno de sus rincones. Una visita sumamente recomendable aún teniendo que desviarse ligeramente de la ruta más directa camino de la ciudad de Irkutsk, situada en las proximidades del lago Baikal (nuestra siguiente parada).

Tomsk3
Tomsk4
Tomsk5
Tomsk6
Tomsk7

Feliz navidad y año nuevo.

¡¡Abrazos viajeros!!

12 Responses
  1. Wow! No tengo palabras. Como puede ser.. es tan.. joder, creo qe lo mejor qe puedo hacer es mirar forward para hacer lo mismo. Me han dado muchísimas ganas chicos!!!!! hehehe

    Feliz año nuevooo!
    Un besito desde SPB

    1. Dimitry, no pierdas más el tiempo y ponte a ello. Te aseguro que no te arrepetentirás de vivir una experiencia como esta. Además, sabiendo ruso seguro que conoces a muchos más locales y disfrutarás aún más del viaje. Ánimo!
      Espero que hayas comenzado el 2013 con buen pie.
      Besos

  2. Agustí

    Hola, me ha encantado y las fotos son preciosas. Estoy preparando algo parecido pero para Agosto, porque no se si con tanto frío ….
    Tienes algun lugar donde encontrar información sobre como organizar el viaje? La idea es hacer Moscú, Sant Petersburgo y luego el trans hasta baikal, ¿tendré tiempo en 2 semanas?.
    Muchas gracias

    1. Hola Agustí!
      Lo primero, bienvenido al blog. Me alegra mucho ver caras nuevas.
      Respecto a tu pegunta, hará cosa de un mes publiqué una guía sobre el Transmongoliano (en DIARIOS DE VIAJES) donde puedes encontrar mucha información para empezar a organizarlo todo de cara a este verano. Si tienes alguna duda sobre aspectos más concretos, puedes preguntarme sin problemas. En dos semanas da tiempo. Ten en cuenta que el trayecto desde Moscú a Vladivostok sin bajarse del tren dura siete días… así que podrás ir parando por el camino para conocer la cultura local. Suerte con la organización y paciencia a la hora de comprar los tickets de tren, que al principio es un engorro pero luego se le coge el tranquillo!
      Saludos viajeros

  3. Hola Patricia!

    Me permito la licencia de recurrir de nuevo a tu experiencia. Estoy ya sumergido en la organización del viaje y en todos los sitios recomendáis ir a Tomsk. Tengo entendido que es “más complicado” llegar pues hay que apartarse de la ruta habitual y más en mi caso que hago el transiberiano en sentido inverso y voy con los días más contados. ¿Tienes alguna información sobre si es posible el tren de Irkuskt a Tomsk (al revés de como lo hiciste tú)? ¿Merece la pena Tomsk aún habiendo también casas de madera en Irkuskt? La opción que barajo para poder acercarme es recortarle un día a la isla Okhlon (estar solo dos noches en vez de tres) y usar ese día “extra” para intentar llegar a Tomsk. ¿Qué me recomiendas?

    Perdona por tanta pregunta pero es lo que tiene el ser una experta en el Transiberiano 😉

    Gracias!

    1. Hola Juan,
      Un placer saludarte de nuevo y un honor que me consideres experta en el Transiberiano, pero para ello me temo que aún me quedan unos cuantos viajes más por hacer a la zona 🙂
      Sobre tú pregunta, recomendamos Tomsk porque es un lugar con mucho encanto… de lo más bonito que vi en Siberia. Es cierto que en Irkuskt también encontrarás casas de madera, pero la mayoría se encuentran en peor estado de conservación. Además, Tomsk me pareció menos industrializada (aunque también lo es) y con un casco antiguo más cuidado. Sin embargo, si para llegar hay que desviarse más de 8-10 horas en tren del recorrido tradicional del Transiberiano, yo quizá la descartaría.
      En caso de que quieras ir, sí hay combinaciones de trenes que hacen el trayecto al revés. Ejemplo de ello: https://www.google.es/maps/dir/Irkutsk,+%C3%93blast+de+Irkutsk,+Rusia/Tomsk,+%C3%93blast+de+Tomsk,+Rusia/@54.0733868,85.6063495,5z/am=t/data=!3m1!4b1!4m14!4m13!1m5!1m1!1s0x5da83ad353e2f665:0x31d6cd1456d8e94e!2m2!1d104.3050183!2d52.2869741!1m5!1m1!1s0x432693b2b65d4c1b:0xcf0bf11d988ae72f!2m2!1d84.9924506!2d56.5010397!3e3
      Pero mi recomendación es que consultes trenes y horarios oficiales a través de la web oficial de trenes rusos: la RZD: http://rzd.ru/ aunque el proceso sea más arduo y complejo. En la guía tienes la info sobre cómo comprar los billetes (http://escribecuandollegues.com/guia-de-viaje-el-transiberiano-en-invierno-consejos-e-informacion-util/).
      Ahora lo que tienes que evaluar es si realmente te compensa desviarte o no. Si me pides opinión te diré que depende. Si el trayecto en tren es de más de 15 horas, lo descartaría… si es de unas 8h y nocturno, como fue mi caso… a por ello. Restarle un día al lago Baikal si no vas a hacer actividades en el mismo no creo que sea el mayor de los inconvenientes ya que en un par de días puedes ver la zona en la que te alojes y alrededores. Yo estuve cuatro días y mayoritariamente los utilicé para descansar ya que las actividades invernales se me iban de presupuesto.
      De todas maneras, piensa que Tomsk siempre estará ahí para un próximo viaje 🙂
      Saludos viajeros y que disfrutes de la aventura!
      Patricia

  4. Carolina

    Wow qué hermoso! estoy indecisa, iré a estudiar en Rusia en Agosto y estoy decidiéndome entre Ekaterimburgo o Tomsk pero más le voy a la primera porque está más cerca de Moscú)

    1. Hola Carolina,
      A mí me gustaron mucho las dos ciudades. Quizá en Tomsk sentí más el ambiente universitario porque me alojé en casa de unos estudiantes, y al ser una ciudad más pequeña, parecía que se conocieran todos… pero sin duda alguna Ekaterimburgo es más práctico si quieres viajar por el país a lo largo de tu estancia. Más cerca de Moscú y con mejores comunicaciones. Estoy segura que cualquiera de las dos opciones serán geniales! Los rusos molan mucho 😉

Leave a Reply