Peloponeso Guía de viaje

Información sobre el Peloponeso

SITUACIÓN

Esta península de Grecia, que cuenta con una superficie de 15.490 km2, está situada al sur del país y permanecía unida al continente europeo por el istmo de Corinto (de unos 6 km de anchura). Actualmente está cortado por el canal de Corinto. Dada su cercanía y fácil accesibilidad en coche o transporte público, suele ser la escapada perfecta para todos los viajeros que visitan la capital del país.

POBLACIÓN

Un total de 639.000 personas residen en esta península griega.

IDIOMA

Como ya sabrás, el idioma oficial es el griego. A diferencia de Atenas o las islas más turísticas, en el Peloponeso puede ser más complicado encontrar a personas que hablen inglés, ya que se trata de una región más rural. Sin embargo, los griegos que trabajan de cara al público en lugares turísticos suelen tener una nociones mínimas, lo cual facilita bastante la comunicación.

PROPINAS

Están incluidas en la cuenta, aunque en los restaurantes más turísticos siempre suelen esperarlas.

DOCUMENTACIÓN

Si eres ciudadano español no necesitas pasaporte, ya que tanto Grecia como España pertenecen a la Unión Europea. Con llevarte el DNI será suficiente. Además, podrás visitar la región sin límite de tiempo. Recuerda que si vas a alquilar un coche para recorrer el Peloponeso, tienes que presentar el permiso de circulación en regla.

SALUD

Tanto Grecia como España pertenecen a la Unión Europea, es por ello que puedes ser usuario de la red pública de hospitales griegos de forma gratuita. Eso sí, para que te atiendan, tendrás que presentar tu tarjeta sanitaria europea en vigor.

SEGURIDAD

Viajar por el Peloponeso es muy seguro. El índice de criminalidad es muy reducido. El único peligro que puede existir es conducir por sus carreteras.  La mayoría son comarcales y de trazado serpenteante. Se nota que Grecia es un país limitado en infraestructuras.

EMBAJADA Y OFICINAS DE TURISMO

Si necesitas contactar con la embajada de España durante tu viaje por el Peloponeso, tendrás que dirigirte a la que hay Atenas, ya que no hay más en todo el país. Su dirección es: Calle Dionissiou Areopagitou, 21).

MONEDA

La moneda oficial griega es el Euro

CUANDO IR

El Peloponeso goza de un clima muy agradable durante todo el año. Yo lo he visitado tanto en verano como en invierno y en ambas ocasiones la temperatura ha sido inferior a la de la capital. Este hecho viene dado en parte por su altitud y por las zonas naturales del interior. Todo esto se agradece durante el caluroso verano griego, que aquí da un pequeño suspiro. Además, la mayoría de viajeros que visitan Grecia tienen como principal objetivo conocer las islas Cícladas. La consecuencia es que aquí vas a encontrar muchas menos aglomeraciones. Y si vienes en invierno prepárate para estar prácticamente solo. Eso me sucedió en uno de los hoteles en los que me alojé… en el que solo vivía el dueño y yo. Con esto quiero decirte que cualquier época del año es buena para escaparte unos días a conocer esta región, pero si lo haces en verano tiene premio, frente a otras regiones 😉

CORRIENTE ELÉCTRICA

El mismo que el español.

HORA EN PELOPONESO

UTC+02:00 (una hora más que en España)

¿Dónde está el Peloponeso?

Todos los países  Peloponeso

PELOPONESO - Grecia Placeholder
PELOPONESO - Grecia

*Administrativamente el Peloponeso se divide en siete provincias, de las cuales Arcadia, Argólida, Corintia, Laconia y Mesenia pertenecen a la región del Peloponeso, mientras que Acaya y Élide lo hacen de la región de Grecia Occidental. Como ves, este mapa muestra la división administrativa.

Principales destinos del Peloponeso

PELOPONESO - Destinos turísticos Placeholder
PELOPONESO - Destinos turísticos

¿Buscando información para tus próxima vacaciones en Grecia? Si vuelas a Atenas seguramente ya sepas que existen múltiples maneras de crear un viaje perfecto combinando la visita a la capital con otra escapada por el país.

Si estás aquí es por que el Peloponeso te ha llamado la atención y quieres saber si acertarías eligiendo a este destino en lugar de los demás.

Te voy a hablar con absoluta sinceridad, porque además no gano nada engañándote. Elige el Peloponeso si quieres un viaje alejado de los circuitos turísticos y masificados, si disfrutas viendo ruinas, te gusta la historia, los paisajes rurales y las playas de agua cristalina.

Lo de las aguas cristalinas no es una trola. A ver si vas a pensar que las únicas playas griegas de ensueño están en las Cícladas… Grecia es el país europeo con más kilómetros de costa y algunas de sus playas cuentan con las mejores calificaciones mundiales.

En el Peloponeso hay unas cuantas de esas… luego te digo cuáles son.

¿Te suena de algo Esparta, Micenas, Mistra, Epidauro u Olimpia? pues estos son los ingredientes de tu viaje inolvidable por esta península griega. Ahora vamos a ir dándole forma para adaptarlo a tí. Manos a la obra…

Destinos TOP del Peloponeso

  • Olimpia
  • Esparta
  • Micenas
  • Epidauro
  • Nafplio
  • Monembasia

Otro destinos griegos

TRANSPORTE: ¿CÓMO LLEGAR Y DESPLAZARSE POR EL PELOPONESO?

Para llegar al Peloponeso existen cinco formas de hacerlo: coche, avión, autobús, tren y barco.

De Atenas al Peloponeso en avión

En Kalamata se encuentra El aeropuerto del Peloponeso más importante se encuentra en Kalamata. Desde ahí se operan vuelos chárter internacionales, pero ninguno de ellos con destino español. Eso sí, desde Kalamata se puede coger un vuelo directo a Atenas o Tesalónica.

El segundo aeropuerto que hay en el Peloponeso es el de Kithira, que también está conectado con la capital del país y con la isla de Creta.

Recorriendo el Peloponeso en tren

El Peloponeso tan sólo cuenta con una línea de tren que lo conecta desde Kiato (al lado de Corinto) con Atenas y viceversa. Como ves el servicio es muy reducido.

Si quieres viajar de Atenas a Kiato, tienes que ir hasta la Estación de tren de Laríssis o Lárisa (Línea 2 de metro, calle Deligiánni), a unos 10 minutos andando de la Plaza Omonia.

Estos trenes también paran en la población de Corinto, desde donde puedes coger un autobús de TrainOSE (la compañía griega oficial que se encarga de gestionar los servicios ferroviarios) para llegar a Patras. Una vez en Patras, puedes subirte a un ferry o autobús hacia el destino que quieras. De todas maneras, auntes de comprar tu billete, comprueba que la línea de tren que unirá Atenas con Patras aún está en construcción 😉

Para más información, consulta la página oficial de TrainOSE en inglés: http://www.trainose.gr/en/

Recorriendo el Peloponeso en coche

Si optas por el coche, lo más común es alquilarlo en Atenas, cruzar el estrecho y recorrer la península a tu aire. Hasta Corinto, la primera parada, es un trayecto corto (poco más de una hora y 80 km). Desde allí las distancias entre lugares de interés siguen siendo muy cortas. No pasarás más de 30 minutos sentado en el coche sin parar a hacer fotos o visitar algún monumento. Si lo comparas con países donde las distancias son enormes (Australia, EEUU o Canada) es una pasada!!!

En cuanto a las carreteras, con motivo de los Juegos Olímpicos de 2004 se construyeron dos autovías parten desde Atenas y atraviesan la región, uniendo sus principales ciudades: la 8A al norte (Corinto-Patras: 120 km y unos 4,80€ de peaje), y la A7 hacia el sur-oeste (Corinto-Kalamata: 160 km y unos 8€ de peaje), ambas son de peaje.

Si coges alguna de las dos, verás que hay señales constantes hacia los principales sitios arqueológicos. Pero si tienes tiempo, puedes coger carreteras secundarias. Aunque son peores, más estrechas y con curvas (sobre todo las del interior) te permitirán ir conociendo el paisaje y los pueblos a ritmo más sosegado.

Otra cosa más, antes del 2004 solo se podía entrar y salir de la península por el estrecho de Corinto. En ese año se inauguró el puente Charilláos Strikoúpis, que une la localidad de Patras (Peloponeso) con Andírio (Grecia continental). Si lo usas (yo lo hice para visitar las Islas Jónicas) fíjate bien porque es una obra maestra de la arquitectura antisísmica. Además, tiene el récord de ser el puente atirantado más lago del mundo (2.883 metros). Eso sí, tendrrás que pagar peaje por atravesarlo.

Recorriendo el Peloponeso en autobús

Hay autobuses que unen las principales localidades de la península con los pueblos de alrededor, pero no es la opción más cómoda y fácil para moverse. El sistema de autobuses griegos está gestionado por una red de compañías regionales llamada KTEL. Si entras en su web tendrás que pelearte para encontrar los recorridos que existen, sus horarios y precios.

Desde la Terminal A de Atenas (Calle Kifisoú), salen los autobuses con dirección al puerto de Patras y tardan dos horas y media. Desde allí puedes coger un transbordador a las islas Jónicas.

Ferry desde el Peloponeso a otros destinos

Desde el Peloponeso podemos continuar nuestro viaje en barco a otros destinos griegos o internacionales, con o sin coche en la bodega. Vamos a ver cuáles son las opciones:

  • Desde el puerto de Patras se puede coger un ferry a las Islas Jónicas (Ítaca, Kefalonia) o a Italia (Ancona, Bari, Brindisi y Venecia). Las dos compañías principales que cubren este trayecto son Minoan y Superfast.
  • Desde las poblaciones portuarias de Gytheio y Neapoli (al sur del Peloponeso) salen ferrys a la preciosa Creta.
  • Por último, si quieres volver a Atenas en barco desde el Peloponeso, lo puedes hacer desde las localidades de Ermioni o Methana (al Este del Peloponeso).

Para más información sobre horarios y precios de todos estos trayectos, también suelo consultar estas dos páginas web: Anek Lines y Ferries.es.

*Si viajas en verano, intenta reservar con antelación. Sobre todo si viajas con coche y quieres camarote.
*Evidentemente, todos estos trayectos se pueden realizar en sentido contrario al que sugiero.

COSTES TÍPICOS Y PRESUPUESTO PARA VIAJAR POR EL PELOPONESO

Alojamiento

En el Peloponeso puede ser un buen momento para que ahorres dinero en tu presupuesto y a la hora hora de dormir lo hagas en una tienda de campaña de alquiler. En esta zona es una práctica muy común a la par que económica. Los precios de alquiler de una tienda para dos personas en temporada alta parten de los 17 € en adelante.

Si prefieres una opción algo más cómoda, encontrarás estudios o habitaciones dobles privadas en hoteles** a partir de los 25 €. Normalmente suelen tener baño privado y wifi gratis, pero sin desayuno.

Si buscas darte un homenaje, puedes encontrar hoteles**** por 45 € la noche en habitación doble. Un precio genial si lo comparamos con los precios de los alojamientos de las islas griegas u otros países europeos. Y ojo que en temporada baja los precios son aún más económicos 😉

Comida

Comer en el Peloponeso es económico. Por 20 € por persona en algunos sitios puedes salir rodando del atracón y comer muy, MUY BIEN. Si tu presupuesto es ajustado, recurre a la comida callejera como los gyro o los souvlaki y por menos de 5 € habrás comido. Un poco más selecto es la Spanakopita, una empanada rellena de espinacas y queso feta para chuparse los dedos. Si no te gustan estos ingredientes, no te preocupes porque hay mucha variedad… y todo ello por unos 5 € la ración. Algo más sano y barato es recurrir a la típica ensalada griega, que suele costar entre 5€ y 7€.

Con lo que más sube la cuenta es con el café y los postres. He llegado a pagar hasta 4,50 € por un frappé en una terraza normalucha. Así que antes de sentarte a desayunar, comer o cenar, te recomiendo que mires los precios de la carta.

Transporte

Moverse por el Peloponeso no tiene por qué ser caro aunque sí tedioso si recurres al autobús. Si sigues mi recomendación y alquilas un coche, además del alquiler deberás pagar la gasolina que consumas. En Grecia el precio del combustible es superior al de España (1,50 € el litro de gasolina). Además, tienes que decidir si usar o no las autopistas de peaje.

Si tu presupuesto es muy bajo, puedes plantearte la opción de comprarte una bicicleta, alquilarla (cada vez hay más griegos que lo hacen para visitar la zona) o incluso hacer autoestop. Es ilegal hacerlo en las autopistas pero no en el resto de carreteras.

PELOPONESO: ¿QUÉ VER Y HACER?

Ahora que ya sabes los aspectos más prácticos y esenciales sobre el Peloponeso, es momento de profundizar en lo que en su día te movió a leer esta guía: sus lugares de interés.

Son muchos y casi todos tienen algo en común: si enorme interés desde el punto de vista histórico-astístico. Es una región de ruinas clásicas y medievales, aderezadas con paisajes boscosos y rutas senderísticas muy interesantes.

No me enrollo más. Te digo cuáles son, ordenadas de mayor a menor interés (según mi punto de vista):

Imprescindibles del Peloponeso

Descubre Olimpia y el origen del olimpismo – Para mí esta es la visita clave del Peloponeso. ¿Sabias que se considera a los Juegos Olímpicos como el primer evento de la historia griega? Desde el 776 a.C. esta ciudad albergó los juegos durante más de 1.000 años. Es por eso que la mayoría de sus construcciones tienen que ver con las instalaciones utilizadas por los atletas par competir o entrenar (palestra, gimnasio, estadio o termas). Además, encontrarás otros edificios o templos de carácter secular que rendían culto a Zeus. Sin duda, este complejo es uno de los yacimientos arqueológicos más impresionantes de toda Grecia y Patrimonio Mundial desde 1989.

No te vayas sin ver el Museo Arqueológico de Olimpia – Si hablamos de la importancia de este recinto, imagina la de tesoros encontrados en su yacimiento. INCREÍBLE!! Y todos ellos podemos verlos justo enfrente, en el Museo Arqueológico de Olimpia. Está compuesto por 12 salas de oro puro. Si te gusta el arte como a mí seguro que te mueres por ver el Hermes de Praxíteles, la victoria de Peonio o los relieves del frontón del Templo de Zeus, en un buen estado de conservación. El precio de la entrada para acceder al recinto y al museo es de 9 €, aunque se puede comprar por separado. Si solo tienes tiempo para uno, visita el yacimiento.

Visita las tumbas de Micenas – Aunque ahora te puedan parecer un conglomerado de rocas sin sentido, cada una de esas piedras formaron parte de la ciudad más poderosa de Grecia entre los años 1.600 y 1.200 a.C. Esta fortaleza pertenece al final de la Edad de Bronce y es uno de los mejores ejemplos que existen de la época. Fue descubierta no sin poca polémica por Heinrich Schliemann gracias a la interpretación que hizo de un poema de Homero que hablaba sobre la ciudadela. No te vayas sin ver la Puerta de los Leones, y el interior del Palacio de Agamenón.

Sube a lo alto de la fortaleza de Nafplio – Si hay una ciudad con encanto en el Peloponeso, esa es Nafplio o Nauplio. Tal vez no tenga yacimientos arqueológicos de primer orden como sus localidades vecinas, pero la viveza de sus calles, la armonía de las fachadas de sus casas, la comida exquisita de sus restaurantes hacen que brille con luz propia y eclipse a las demás. Por si fuera poco, tiene un as en la manga… la fortaleza de Palamedes, construida durante la ocupación veneciana en la zona. Desde lo alto ofrece una de las vistas panorámicas más bellas de todas Grecia. Aunque suene raro, este destino no suele estar entre los “elegidos” del Peloponeso en las típicas guías de viaje… fueron los griegos quien me lo recomendaron encarecidamente y acertaron 😉

Ve a ver una obra en el histórico Teatro de Epidauro. – Esta es una de esas experiencias que solo puedes disfrutarla in situ, nadie te la puede contar… la tienes que vivir y es ÚNICA. No se me ocurre mejor manera de pasar una noche de verano que viendo una obra clásica en este teatro griego. Fue construido en el siglo VI a.C. en honor a Asclepio y tiene una capacidad para 14.000 espectadores. Su acústica es perfecta desde cualquier parte del graderío. Pero aparte de visitar el teatro para ver una representación, también merece la pena pasear por las inmediaciones. Verás tumbas y santuarios que están siendo excavados actualmente. Desde Atenas salen excursiones diarias para ver el teatro o asistir a la función de por la tarde. El precio de la entrada al recinto es de 6 €.

Descubre Olimpia y el origen del olimpismo

Para mí esta es la visita clave del Peloponeso. ¿Sabias que se considera a los Juegos Olímpicos como el primer evento de la historia griega? Desde el 776 a.C. esta ciudad albergó los juegos durante más de 1.000 años. Es por eso que la mayoría de sus construcciones tienen que ver con las instalaciones utilizadas por los atletas par competir o entrenar (palestra, gimnasio, estadio o termas). Además, encontrarás otros edificios o templos de carácter secular que rendían culto a Zeus. Sin duda, este complejo es uno de los yacimientos arqueológicos más impresionantes de toda Grecia y Patrimonio Mundial desde 1989.

Altamente recomendables del Peloponeso

Haz una foto de postal en Monembasia – Seguro que has visto más de una foto de esta hermosa ciudad fortificada construída sobre una isla (unida a tierra firma por un paso elevado)… pero no sabías que estaba aquí. Pues bien, está en el Peloponeso!! Esta es tu oportunidad para conocerla en primera persona, caminar por sus adorables calles empedradas de ambiente rústico, participar en catas de vinos, bañarte en sus calas improvisadas y relajarte en una de sus terrazas con unas vistas espectaculares a las aguas cristalinas y azules del Mar Egeo. El único problemilla que tiene Monembasia (también lo encontrarás escrito como Monemvasía o Monemvassía) es que está al sur de la Península y hay que emplear bastante tiempo para llegar hasta allí, por lo que si tienes en mente hacer una visita express a la península, no creo que te compense bajar tan abajo. Esa es la razón por la que no está entre mis “Imprescindibles”.

Alucina con las vistas de la Gargante de Lusios hasta llegar al Monasterio colgante de Moni Agiou Ióannou Prodrómou  – Sin duda una de las caminatas en plena naturaleza más increíbles que se pueden hacer en el Peloponeso es la que parte de la población de Dimitsana (Museo del Agua) con destino al curioso y pintoresco Monasterio de Moni Agiou Ióannou Prodrómou. No te voy a negar que el sendero que bordea la Garganta de Lusios es duro, con cuestas y que el calor en verano es de aúpa… pero sin duda tanto esfuerzo compensa de sobra cuando llegas hasta este monasterio perdido de la mano de Dios. Es entonces cuando te sientes como uno de los pocos elegidos en tener acceso a un sitio tan recóndito y especial. Yo lo visite justo 20 minutos antes del cierre de mediodía y los curas del lugar me invitaron a degustar el típico café griego junto a unos pastelitos tradicionales para que repusiera fuerzas. De nuevo, para mí esta ruta estaría entre los imprescindibles si no fuera por su dureza y exigencia física. De todas maneras, también se puede realizar una versión mucho más suave que consiste en aparcar el coche en las inmediaciones e ir andando hasta el monasterio durante un kilómetro escaso.

Visita el Canal de Corinto y Acrocorinto – Aunque solo sea porque está en la puerta de entrada a la Península si vienes desde Atenas, deberías de hacer una parada en estas excavaciones que fueron, nada menos, el complejo urbano romano más grande de Grecia. Por orden, lo primero que te vas a encontrar es el Canal o estrecho de Corinto de 23 metros de anchura y que ha convertido al Peloponeso en una isla en el sentido más estricto de la palabra. Párate a contemplar el tránsito de los barcos comerciales o turísticos desde el paso elevado. Verás que algunos son tan grandes y anchos que parecen no entrar en ese hueco tan pequeño. A continuación visita Acrocorinto, situada a 4 km de distancia y más de 500 metro de altura de la ciudad de Corinto. Podrás acceder a ella subiendo por una carretera que hay en el lado oeste de la colina. La entrada es gratuita.

Si sobra tiempo...

Conoce la ciudad de Esparta – Antes de ir he de reconocer que la idea de pisar Esparta, a tierra de donde procedían Leónidas y los 300 espartanos me fascinaban. Me encanta la película de Frank Miller y por nada del mundo me iba a ir del Peloponeso sin ver esta ciudad. Todo cambió cuando llegué allí, y mira que me lo habían avisado: “Esparta no tiene mucho que ver“.  Ahora era yo la que decía esas palabras. La ciudad moderna actual carece de interés alguno. Lo más interesante es hacerse una foto con la escultura de Leónidas, visitar el Museo Arqueológico y si se quiere indagar más en la cultura de la zona, entrar en el Museo del Aceite. Uno de los bienes más preciados que tienen en la región y que presumen de hacer el mejor aceite de oliva virgen (de mejor calidad que el español… o eso dicen). En cuanto a las ruinas espartanas, lo cierto es que no son nada destaclables si las compramos con el resto de yacimientos que hay en la región. Además, muchas de sus piedras fueron utilizadas para la construcción de Mistra. Si no sabes a qué me refiero, lee el párrafo siguiente.

Relájate visitando la tranquilas iglesias bizantinas de Mistra – A 7 km al oeste de Esparta se encuentra el monte Taygetos. Esta fue la ubicación elegida por los francos para levantar su asentamiento, que al poco tiempo pasó a manos bizantinas. En Mistra se daban reunión los artistas y eruditos de los países limítrofes, convirtiéndose en el epicentro cultural bizantino más importante de su época (siglos XIII-XV). El castillo y la decoración interior de sus iglesias es la razón por la que muchos viajeros extienden su visita desde Esparta hasta llegar aquí. El entorno sobre el que se levantó la ciudad es verdaderamente idílico y las vistas espectaculares.

¿TE PARECE ÚTIL
ESTA GUÍA DE VIAJE?

← ¡Compártelo con tus amigos! :)

GUÍA DE:
PELOPONESO

Textos & Fotografías de Patricia GM