5 min de lectura

Guía de viaje a Meteora, con información práctica para organizar la excursión de un día a los conventos levantados sobre rocas que aún pueden visitarse

Meteora, montañas de fe que dejan con la boca abierta

Naturaleza extraordinaria, que parece haber sido tallada por el mismísimo cincel de Miguel Ángel, se combina con el buen hacer del hombre del medievo. Aquél que a partir del siglo XI levantó conventos donde parecía imposible hacerlo. El resultado es Meteora que, como indica su nombre traducido al castellano, es: “Monasterios suspendidos del cielo“. Un lugar en el que resulta imposible imaginar mayor belleza terrenal, ya que ésta es digna del Olimpo de los Dioses.

Convento en Meteora

No me sorprendería que dos viajeros que intercambiasen opiniones tras visitar Meteora coincidiesen en las mismas, sin importar si durante su visita el sol brillaba en el horizonte, llovía, nevaba o tronaba. Y es que la veintena de torres rocosas sobre las que reposan los cimientos de los conventos (unos visitables y otros en ruinas) no dejan impasible a nadie.

Por fin hoy puedo hablar en el blog de uno de esos destinos de los que con tan solo ver una foto, te enamoran. A mí me ocurrió y fue por ello por lo que reservé un billete de avión a Grecia, dejando para después otros rincones mundiales.

Si quieres saber si a tí te pasa lo mismo, echa un vistazo a las siguientes imágenes…
Agios Stéfanos
Fotografía de Meteora tomada desde el convento de Agia Roussánou
Convento de Varlaám, en Meteora

Desde los comienzos de Meteora hasta ahora

Esta maravilla histórica-natural, clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1988, comenzó a edificarse allá por el siglo XI cuando San Atanasio, procedente del Monte Athos (un monasterio situado al norte del país y al que solo pueden acceder hombres), se encargó de constituir la primera construcción: la del Megalo Meteoro o Gran Meteoro.

De esta manera, los religiosos que llegaban hasta esta región encontraban la ansiada tranquilidad y el aislamiento que necesitaban para conectar con Dios. Es por ello que poco a poco la comunidad fue creciendo. Tras el Megalo Meteoro vino la construcción de otros 21 cenobios, cada uno de ellos ubicado sobre una roca diferente.

Durante los siglos XV y XVI tuvo lugar la época de mayor esplendor para la comunidad de ortodoxos que allí residía. Sin embargo, a día de hoy tan solo pueden ser visitados seis de los 21 monasterios que existieron ya que la mayoría se encuentran en ruinas.

Los seis conventos que siguen en activo son: Gran Meteoro, Agios Stéfanos, Varlaám, Agia Roussánou, Agia Triáda y Agios Nikólaos.

Convento de Agia Roussánou, en Meteora
Vista del Gran Meteoro, en Meteora
Vista del convento Agios Stéfano

¿Cómo llegar a Meteora y visitar los conventos?

Meteora se encuentra en la región griega de Tesalia, a unos 350 kilómetros al noroeste de la capital. Para llegar hasta Meteora y visitar los conventos, hay que ir en carretera hasta Kalambaca o Ioánina. Ambas poblaciones se encuentran a los pies de las roscas sobre las que se levantan los conventos. Si no se cuenta con coche, es posible llegar hasta la carretera que conecta los seis monasterios visitables mediante una línea regular de autobuses.

Sin embargo, no es absolutamente imprescindible recorrer los monasterios con coche particular ya que si se cuenta con al menos una jornada para esta visita, será tiempo más que suficiente para hacer el recorrido en bicicleta o a pie.

Un siglo atrás, para acceder a los conventos había que utilizar una escalera de cuerda o subirse a una especie de cesto que subía y bajaba mediante un torno o polea. Hoy en día el acceso se ha facilitado mediante senderos empinados o escalinatas.

De camino con el coche a Meteora
Varios kilómetros antes de llegar a Meteora se pueden ver los peculiares picos rocosos en la lejanía

Convento de Varlaám, en Meteora
Convento Agios Stéfanos, en Meteora

Recomendaciones para visitar Meteora

  • Para entrar a cada uno de los conventos hay que vestir de manera adecuada: hombros y rodillas tapados. De todas formas, a la entrada de cada uno de los conventos hay prendas (a devolver a la salida) que se ofrecen a los visitantes que hayan olvidado “taparse las vergüenzas”.
  • La entrada a cada uno de los cenobios cuesta 3 euros y el horario suele ser de 9 a 18 horas, dependiendo de la época del año.
  • Se puede optar por visitar los seis conventos o elegir entre los mas representativos. Si seguimos las recomendaciones de un monje del lugar al que pregunté durante mi visita, los cuatro más recomendables son:
    • El Gran Meteoro, por ser el de mayor tamaño y quizá el que mejor representa la vida monacal. Además cuenta con un interesante museo que narra la historia del convento desde su creación (siglo XIV), hasta la actualidad, pasando por los períodos ajetreados de las Guerras Mundiales, a los que el convento logró sobrevivir.
    • Varlaám, del cual destacan los frescos de su iglesia Ágii Pándes. Además, al parecer allí se puede encontrar a un monje con el que poder conversar sobre su vida monacal y la religión ortodoxa en inglés (a mí no me dio tiempo a buscarlo, espero que tú lo encuentres).
    • Agia Roussánou, es el único monasterio de monjas de los que se pueden visitar. Desde su puerta de acceso se puede ascender por un sendero a uno de los miradores más enigmáticos de toda Meteora.
    • Agios Stéfanos, por último, no goza de la fama de los tres anteriores y quizá sea por eso por lo que su visita es mucho más tranquila y agradable.
    • No dejes pasar la ocasión de parar en cada uno de los miradores que se encuentran ubicados entre convento y convento. Las vistas desde los mismos son espectaculares.
    • Si tienes la oportunidad, contempla un atardecer o un amanecer (o ambos) desde alguno de los miradores de los que te he hablado en el punto anterior. Impresionante.

    Gran Meteoro
    Monje ortodoxo
    Paisaje de Meteora
    Atardecer en Meteora
    Amanecer en Meteora

    Ahí van algunas fotos más que tomé durante ese día:

    Concento Agios Stéfanos
    Concento Agios Stéfanos
    Concento Agios Stéfanos
    Concento Agios Stéfanos
    Agia Roussánou
    Meteora
    Concento Agios Stéfanos
    Convento visitable, en Meteora

    Paisaje típico de Meteora
    Convento en Meteora Convento en Meteora
    Meteora

    Hasta aquí el artículo sobre Meteora. Un lugar al que hay que ir al menos una vez en la vida. Prométetelo a tí mismo 🙂

    Junto con la visita a Delfos, completo mis excursiones por el centro del país. En breve continúo con más información sobre Atenas y el Peloponeso. Mientras, disfruta del fin de semana y si te ha gustado no te olvides de compartir este artículo y sus fotos a través de las redes sociales. ¡Mil gracias!

Leave a Reply