7 min de lectura

Te traigo un resumen fotográfico, un mapa de ruta y algunas notas sobre los destinos asiáticos que he visitado durante los últimos siete meses. ¿Te animas?

Mi itinerario de viaje por Asia

Mapa-itinerario-siete-meses

Países visitados:
Lituania > Letonia > Rusia > Corea del Sur > Japón > Taiwan > Filipinas > Tailandia > Laos > Camboya > Malasia > Singapur > Sri Lanka > Emiratos Árabes Unidos

Como se dice en España, una vez más he empezado la casa por el tejado. Soy un completo desastre. El artículo que te presento hoy debería haberlo publicado hace semanas, el momento idóneo para hablarte del recorrido que iba a hacer por el continente asiático durante los siguientes meses. Pero sabes qué, menos mal que no lo hice.

Hemos cambiado tantas veces el recorrido del viaje como vidas tiene un gato. Primero íbamos a hacer el Transmongoliano y luego nos decantamos por el Transiberiano. Queríamos recorrer China durante un mes y al final nos fuimos a Corea del Sur y Japón. Inicialmente, India y Nepal eran dos países de visita obligada y terminamos en Taiwan y Filipinas. Qué caos, ¿no?

Ahora sí, te presento el itinerario definitivo que hemos hecho y con el que finalmente creo que hemos acertado en todos los aspectos.

Comienzo del viaje: Lituania, Letonia y llegada a Rusia

Todo empezó en Lituania, bueno, en realidad fue en Barcelona con la huelga general planeada para el 14 de noviembre, el mismo día que volábamos a Vilnus. Sin tenerlas todas con nosotros llegamos al aeropuerto de El Prat y nos dieron la buena nueva, nuestro vuelo no había sido cancelado, así que cargamos con la mochila al hombro y rumbo a Europa del Este.

En la capital de Lituania pasamos dos días antes de nuestra primera gran aventura del viaje: el Transiberiano. Desde España buscamos la opción más económica para llegar a Rusia y es por ello que volamos con Ryanair a Vilnus y de ahí cogimos un autobús que nos llevaría hasta San Petersburgo, previa parada en Riga. En San Petersburgo estuvimos cinco días antes de iniciar el Transiberiano, el tren que recorre Rusia de este a oeste, o viceversa.

> El comienzo: Lituania, Letonia y llegada a Rusia

> San Petersburgo: monumental y humana

lituania2
Durante un paseo por la capital de Lituania, Vilnus

letonia5
Riga de noche fue todo un espectáculo (Letonia)

San Petersburgo6
Fuegos artificiales y el Hermitage, combinación perfecta (Rusia)

Transiberiano: Atravesando Siberia en invierno

Desde Moscú, y con la imagen de la Plaza Roja aún en nuestras retinas, tomamos el primer tren de los muchos que vendrían después de camino a nuestra última parada, Vladivostok.

Si se decide llegar a la otra punta del país sin bajarse del vagón, se habrá pasado un total de siete días dentro del tren. Nosotros queríamos ir parando entre medias y conocer el país paulatinamente. Estas fueron las paradas que realizamos:

> Moscú: visión personal de la capital de Rusia

> Rusia en tren: Kazán, Ekaterimburgo y Tomsk

> Recorriendo Siberia en invierno: Irkutsk

> El lago Baikal en invierno. Un paisaje insólito

> Última parada del Transiberiano: Vladivostok

> GUÍA DE VIAJE: El Transiberiano en invierno. Consejos e información útil

> ¿Cuánto dinero cuesta hacer el Transiberiano?

Moscu3
En la Plaza Roja de Moscú (Rusia)

Baikal8
El Lago Baikal en invierno… purrfffff!!! ¡¡¡qué frío!!! (Rusia)

Tomsk
Tomsk, una de las ciudades con más encanto del Transiberiano (Rusia)

Corea del Sur y Japón: la alternativa perfecta a China

Tras casi un mes de viaje sobre aceras congeladas llegamos a Vladivostok sin el sello del visado a China en nuestros pasaportes ya que en el consulado de Irkustk nos dijeron que solo lo gestionaban a ciudadanos rusos. ¿Qué podíamos hacer? Las opciones eran variadas y la idea de coger un ferry de un día para llegar a Corea del Sur fue tomando fuerza poco a poco.

Aunque hubiésemos preferido llegar por tierra, la situación política actual en Corea del Norte nos impidió visitar el país y atravesarlo para llegar hasta su “querida” vecina. Es por ello que tuvimos que reservar dos literas en el ferry con destino a Donghae.

En Corea del Sur pasamos dos semanas empapándonos de Seúl, una ciudad muy interesante, viva, con sabor “Made in Asia” y en la que vivimos una Nochebuena muy especial. Luego vinieron Gyeongju y Busan, desde donde volamos al siguiente país es la lista: Japón.

> Llegada a Donghae. Primeras impresiones sobre Corea del Sur

> 12 cosas imprescindibles que hacer en Seúl

> Gyeongju: túmulos funerarios con historia en Corea del Sur

> Feliz Navidad desde Seúl

> ¿Cuánto dinero cuesta pasar dos semanas en Corea del Sur?

ImprescindiblesCorea
N Seoul Tower (Corea del Sur)

Corea del Sur
Dentro de un templo en Seúl (Corea del Sur)

Gyeongju
Túmulos funerarios en Gyeongju (Corea del Sur)

Japón es único. Da igual que sea la primera vez que lo visitas o la decimocuarta, siempre habrá actividades nuevas que hacer y lugares nuevos que conocer. Nuestro itinerario contemplaba conocer Tokio, Kioto, Osaka e Hiroshima. En la capital nos dieron las uvas, y nunca mejor dicho, en compañía de mi madre y de la hermana de mi compañero de viaje, Kamilla. Sin duda, ellas hicieron que el país del sol naciente haya sido uno de los más especiales del viaje.

> Ritos y tradiciones japonesas que hay que hacer al visitar un templo o santuario

> Hiroshima y el resurgir de una ciudad tras la bomba atómica

> ¿Dónde te gustaría pasar las próximas navidades?

Fuji
Atardecer en el Monte Fuji (Japón)

Japon
En Kioto, la ciudad de los templos por excelencia (Japón)

Hiroshima5
Punto en el que estalló la bomba atómica en Hiroshima (Japón)

Taiwán y Filipinas: un cambio de planes

Según el planning inicial, teníamos poco más de un mes para llegar al Sudeste Asiático, ya que India y Nepal también se habían caído de nuestro itinerario. Por tanto, contábamos con tiempo suficiente como para incluir destinos más “exóticos”, si se me permite la expresión, muy cercanos geográficamente a Japón y con vuelos relativamente económicos.

Sin pensárnoslo dos veces, reservamos nuestros billetes con destino a Taipei, la capital de Taiwán. Como en un principio no teníamos en mente visitar el país, lo cierto es que no sabíamos muy bien qué ver y hacer. Finalmente, las dos semanas que pasamos allí nos dieron para conocer a fondo Taipei y el lado más agreste de un país tomado por la naturaleza: Taroko National Park, Hualien, Sun Moon Lake y Xinxu.

Cosas imprescindibles que hacer en Asia

Taroko
Verde, verde y más verde en Taroko National Park

Con los pulmones llenos de aire puro volamos a Filipinas. La caótica y calurosa Manila nos dio la bienvenida a un país en el cual teníamos la firme intención de olvidarnos de una vez por todas de la ropa de abrigo y disfrutar de la playa en chanclas y ropa de tirantes. Y no nos decepcionó.

Tras Manila vino la isla de Caramoan, en la que rodaron la última edición del programa televisivo Survivor, después fue el turno de Dousol y el tiburón ballena (el cual no se dejó ver) y para el final dejamos el plato fuerte: la isla de Palawan. Sus playas vírgenes de agua cristalina recordaban al sur de Tailandia pero sin tanto turismo. Gran descubrimiento.

La noche que dormimos en casa del taxista filipino

Filipinas
Un día de playa en Puerto Princesa (Filipinas)

Llegada el Sudeste Asiático: en Tailandia como en casa

Sin duda alguna, el gran redescubrimiento del viaje. Después de Filipinas era el turno de Tailandia. Tres años atrás había tenido la oportunidad de conocer durante poco más de 10 días este país y tengo que reconocer que la impresión que me llevé fue agridulce. La gente que conocí entonces no fue precisamente el culmen de la amabilidad y Bangkok me pareció caótica.

Tres años después solo puedo contar cosas maravillosas sobre este país. Aquí fue donde viajé sola por primera vez en mi vida durante dos semanas y encontré un hogar en Prachuap. En esta localidad sureña pude asistir a la ordenación de un monje busdista y al Makha Bucha, una de las festividades más populares del país.

> Celebrando el Makha Bucha en Tailandia

> El día que estuve en la ordenación de un monje budista

Ordenación monje budista
Foto de grupo tomada después de la ceremonia de ordenación

MakhaBucha11
Ceremonia nocturna del Makha Bucha, velas y monjes por todas partes

La visita al norte también fue especial debido, entre otras cosas, a Chiang Mai Express, Chiang Rai y Chiang Khon.

> Chiang Mai Express: Cómo conocer una ciudad de una manera diferente

Chiang Mai Express8
Flipi con el pergamino de Chiang Mai Express

Laos: mi asignatura pendiente

En mi anterior viaje por el Sudeste Asiático, Laos tuvo que quedarse fuera por falta de tiempo pero… dicen que lo bueno se hace esperar, ¿no? Las cuatro letras que componen el nombre de este fantástico país son sinónimos de armonía, belleza, calor y naturaleza salvaje.

Un trayecto en barco de dos días de duración desde la frontera con Tailandia nos llevó hasta Luang Prabang, una de las ciudades con más encanto de toda Asia. Tras una semana descansando, en la que nos contagiamos de su atmósfera, pusimos rumbo a la capital, Vientiam, no sin antes hacer una breve parada en la popular Vang Vieng.

Desde allí comenzamos a bajar hacia el centro para ver una de las maravillas naturales más exuberantes del viaje: la cueva de Konglor. Ya en el sur fue el turno de 4.000 island, una zona encantadora en la que poder disfrutar de largos paseos en bici, zumos de caña de azúcar y bungalows en la playa.

> Cosas que hacer en Luang Prabang en una vista de 24 horas

> Cataratas Kuang Si, la atracción natural de Luang Prabang

> Ceremonia de entrega de almas en Luang Prabang

> Vang Vieng, el lugar más controvertido de Laos

> Cueva de Konglor, el corazón salvaje de Laos

> De visita a 4.000 islas, la “playa” de Laos

Atardecer en Laos
Atardecer a orillas del Mekong, en Luang Prabang

c11e
Monjes por aquí, monjes por allá en Luang Prabang

Konglor7
Dia de aventura en la Cueva de Konglor

Camboya, Malasia y Singapur: segunda ronda y mejorando sensaciones

Camboya, el país que me robó el corazón hace tres años volvió a ser testigo de mis pasos. Antes de llegar, reconozco que tenía algo de miedo por no saber qué me iba a encontrar en esta ocasión. Sin embargo, conservo las misma impresiones acerca del carácter de su gente, que fue lo que verdaderamente me enamoró tiempo atrás. Son simplemente maravillosos.

A la calidez humana hay que añadirle un país que desborda historia por sus cuatro costados debido, en parte, a la dictadura vivida décadas atrás. En Phnom Penh se puede ver buena muestra de ello. Antes de dirigirnos a Siem Reap y los templos de Angkor, que son sencillamente maravillosos, dimos una pequeña vuelta por la costa camboyana, concretamente por Sihanoukville y alrededores. Y también fuimos hasta Krong Koh Kong para hacer un trekking por la selva. Me despido mentalmente del país con los atardeceres más impresionantes vividos hasta la fecha.

> Toul Sleng, la antesala de la muerte

Sihanouk Ville
Foto sin editar de un atardecer en la costa camboyana (Sihanouk Ville)

En Malasia me di la oportunidad de salir de la capital, Kuala Lumpur, para conocer una de las zonas más agrestes del país: Cameron Highland. Acertadísima decisión y agradable sorpresa. Justo lo que necesitaba: paisajes selváticos de un verde intenso en los que respirar aire sin polución y observar cómo se realiza el cultivo de muchos otros productos, no solo el té.

Malasia
Terrazas verdes en Cameron Highland (Malasia)

Tras la visita a Kuala Lumpur, llegó el turno de Singapur. Esa metrópolis cuyo afán por renovarse día a día llega a superar, incluso, al de la propia Londres. Ver un skyline asiático se cotiza caro y el de Singapur sin duda no deja impasible. Si a esto le sumamos su enorme mestizaje cultural cultural y la completa armonía que se respira en el ambiente: estamos ante una joya en bruto… o quizá algo pulida.

Singapur
Singapur de noche

Sri lanka y Dubái: dos escalas con “chicha”

De vuelta a España intentamos cuadrar escalas interesantes. Los destinos elegidos para ello fueron Sri Lanka y Dubái. Visitamos la lágrima india mediante un “road trip” de algo más de dos semanas que supo a poco. Colombo, Sigiriya, Kandy, Adam’s Peak, Yala West National Park, Tangalla o Matara fueron algunos de los nombres subrayados en el mapa y que nos dieron la oportunidad de hacernos una ligera idea de todo lo que este país puede ofrecer al viajero. Un turismo propio de Asia pero sin su a veces temida masificación.

> Sri Lanka, un paisaje y una vida diferentes

SriLanka
A pocos kilómetros de la famosa Kandy se encuentran las plantaciones más elevadas del país

Justo antes de pisar suelo español hicimos una brevísima parada de un día en Dubái y bendita parada. Concepto de ciudad, manera de vivir, pensar y materializar esa cultura a 1.000 leguas de lo que había conocido hasta el momento. Magnificencia arquitectónica en mitad del árido desierto, que apenas da un respiro al cuerpo en pleno mes de mayo. Hay que volver, sin duda.

Dubai
Vista del Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo

A por otra aventura, muy pronto…

Si quieres leer cuáles fueron mis impresiones a la vuelta, pincha en el enlace que te dejo a continuación:

> De vuelta a casa

Como siempre, gracias por llegar hasta aquí, leerme y espero que inspirarte, aunque solo sea un poquito 😉


Hola! Soy Patricia, fácilmente me podrás encontrar de ruta por Noruega, haciendo fotos en Seúl o comiendo paella en Ibiza. He viajado a casi 50 países y tachado de la lista algunas aventuras épicas que siempre quise vivir.

- - - - - SIGUE LEYENDO - - -

3 Responses
  1. Carmen

    Hola Patricia, las viajeras como me considero yo, somos de esas apasionadas que como tu nos gusta recorrer mundo, pero al no tener tiempo para hacerlo, viajamos a través de ti, de tus fotos, de tus consejos, de tus vivencias …, sigue así, pero vuelve pronto te echo de menos, un abrazo.

    1. MADRE!!!!!! Pero que es eso de un abrazo???? Como minimo quiero un achuchon de los buenos, de esos que hacen historia!!!
      Yo tambien os echo de menos pero pronto me teneis de nuevo por alli 😉

Leave a Reply