5 min de lectura

Tras un mes atravesando Rusia en tren llegamos a Vladivostok, última parada del Transiberiano. Una ciudad de rasgos muy europeos en pleno corazón de Asia

Última parada del Transiberiano: Vladivostok

VLADIVOSTOK 2

Cuando uno se dispone a ver el último capítulo de la serie que lleva siguiendo desde hace meses, experimenta una doble sensación. Por un lado la excitación de poder conocer el final de esa trama que le ha enganchado por tanto tiempo y, por otro, el sentimiento de tristeza que le recuerda que en cuestión de minutos todo habrá acabado y que la historia que narra y sus personajes quedarán en la memoria.

Al viajar esta sensación se experimenta con frecuencia, sobre todo cuando el camino a recorrer es largo. Mentalmente se divide el viaje por etapas, por países, por condiciones climáticas, por turismo de playa, turismo de cuidad, turismo de naturaleza… todas estas divisiones y cada una de sus partes son las piezas de un puzle que se completa cuando uno vuelve a casa y ve como todo encaja dando lugar a un puzle mas o menos colorido, interesante y bonito.

Rusia, sin duda, fue la primera pieza de un rompecabezas que poco a poco va tomando forma propia. Una pieza fundamental que guardaré para siempre en mi recuerdo y entre las experiencias mas valiosas que he vivido hasta el momento. Pero como pasa con las mejores series, por mucho que los productores quieran alargarlas, siempre llega el capitulo final y con él Vladivostok.

VLADIVOSTOK
VLADIVOSTOK 4
VLADIVOSTOK 3

Última parada: Vladivostok

La última ciudad del Transiberiano fue testigo de nuestros últimos pasos sobre aceras cubiertas de nieve. Para ser sinceros, hay que decir que en Vladivostok la temperatura fue netamente superior a las de destinos anteriores (menos cinco y menos diez grados “fácilmente” soportables).

La ciudad más oriental del país más grande del planeta es, contra todo pronóstico, una urbe con multitud de influencias occidentales. Al caminar por sus calles las reminiscencias a la cultura del oeste son constantes. Sus centros comerciales, las fachadas de los edificios, el paseo marítimo… nada hace pensar que nos encontremos al otro extremo del país, en el continente asiático, a “escasos” kilómetros de Japón, China o las dos Coreas.

Allí tuvo lugar una de las anécdotas del viaje. Mientras desayunábamos y buscábamos sitio para dormir, preguntamos a dos chicos locales vestidos con uniforme de la armada rusa si sabían de algún hotel por la zona que nos pudieran recomendar. Tras una corta conversación de apenas cinco minutos uno de ellos me pidió unas tijeras. Sin saber muy bien cuál era su propósito, le di las mías. Acto seguido, cortó uno de los botones de su uniforme y me lo dio como obsequio.

Boton Vladivostok
Bonito regalo por mi día de cumpleaños

Vladivostok es una ciudad con encanto que bien puede ser vista en un solo día. Es agradable pasear por su paseo marítimo y visitar alguno de sus mercadillos callejeros. Si dirigimos nuestros pasos hacia la zona del puerto veremos el lado más industrial de la urbe, repleto de navíos y barcos comerciales.

Nosotros pasamos allí un total de dos días antes de coger el ferry de 24 horas de duración que nos llevaría hasta nuestro próximo destino en el itinerario: Corea del Sur. Lo cierto es que ya teníamos ganas de abandonar la fría aventura rusa y comenzar una nueva etapa dentro del viaje en un país con tintes más orientales. Corea del Sur era la candidata adecuada para empaparnos de Asia y su cultura, justo antes de continuar en dirección a Japón.

Ferry4
VLADIVOSTOK 5

Pero, si soy honesta, a pesar de querer visitar un nuevo país, era inevitable sentir cierta morriña y añoranza por dejar atrás el primero de los destinos marcados en el mapa. Lejos de ser un simple sello en el pasaporte, Rusia había sido una verdadera aventura vivida sobre raíles. Y es que un mes en invierno da para conocer su cara más dura, al tener que sobreponerse a temperaturas de -30 grados, y la más cálida, gracias al carácter afable de algunas de sus gentes. Conclusión: ¿Para cuándo el Transmongoliano?

FERRY COREA
En el ferry rumbo a Corea del Sur, ¡Bye, bye Rusia!

Hola! Soy Patricia, fácilmente me podrás encontrar de ruta por Noruega, haciendo fotos en Seúl o comiendo paella en Ibiza. He viajado a casi 50 países y tachado de la lista algunas aventuras épicas que siempre quise vivir.

- - - - - SIGUE LEYENDO - - -

About the author

Con más de 6 años de experiencia blogueando, Patricia GM es la autora de Escribe cuando llegues. Un blog en el que habla sobre los más de 40 países que ha visitado, las 4 países en los que ha vivido y su manera de recorrerlos: en coche, en tren, en furgoneta, durante días, semanas o meses alrededor del mundo. Sigue leyendo →
4 Responses
  1. Hola, Buenas días, escritor. Soy mujer de la India , en este momento estoy leyendo su artículo de viajes y turismo, y después de leer su artículo yo puedo decir que hay muy bien informaciones sobe viajes y turismo y también muy interesante. Es verdad que hay muchas informaciones sobre cultura de su país también. Yo personalmente quiero viajar a su país por ver y cercana de los lugares turístico. Realmente según de este blog su país es muy interesante. Cuando yo estaré en su país podemos dar información sobre viajes a India a usted

Leave a Reply

CommentLuv badge